Vitamina E natural

La vitamina E es un importante antioxidante que ayuda a proteger las células.
Tiene una función fundamental a la hora de mantener el estado de la piel y su buen
aspecto. Recupera la piel enrojecida, quemada o con cicatrices por su capacidad
antioxidante y cicatrizante. Protege de la radiación ultravioleta.

Categorías: , Etiquetas: ,

Previene y trata el déficit de Vitamina E, en personas que padezcan el síndrome de
mala absorción de nutrientes.
Ayuda a mantener el sistema inmunitario fuerte frente a virus y bacterias.
Ayuda a mejorar la debilidad muscular, la fatiga el cansancio el nerviosismo, el
insomnio y los reflejos lentos.
Previene daños en la retina del ojo.
Ayuda a disminuir los niveles de colesterol alto.

VITAMINA E NATURAL (D- alfa tocoferol)

La vitamina E es una vitamina liposoluble, es decir, se disuelve en las grasas y los aceites, y cuya principal función es antioxidante, contribuyendo a la protección de las células frente al estrés oxidativo, inactivando los radicales libres que se forman en el organismo durante el metabolismo energético normal o a causa de la exposición a los contaminantes ambientales.

Es el antioxidante liposoluble más importante en los tejidos humanos y animales. Se encuentra en las partes de las células ricas en lípidos, como las membranas celulares, y los tejidos ricos en grasas. El papel principal y másestudiado de la vitamina E, es la protección de los ácidos grasos poli-insaturados de los lípidos, contra el daño oxidativo. Por eso, su deficiencia puede afectar varias e importantes funciones vitales.

Esta molécula, como hemos dicho, está dotada de potentes efectos antioxidantes. Se encuentra en las semillas, los frutos secos con cáscara, el germen de trigo y el arroz integral. Las mayores fuentes de vitamina E son los aceites vegetales (aceite de oliva, de soja, de maíz y de girasol), los cacahuetes, las almendras y las nueces.

Para mantener los niveles adecuados de vitamina E en el organismo se recomienda para un adulto saludable una ingesta de 15 mg al día. Se puede ingerir mayor cantidad diaria de vitamina E como complemento alimenticio, y por tiempo limitado. En conveniente consultar a su especialista al aumentar la dosis recomendada. La dosis máxima tolerable diaria para una adulto es de 300mg.

En realidad hay ocho moléculas que pertenecen a esta familia: cuatro son tocoferoles (alfa, beta, gamma y delta tocoferol) y cuatro son tocotrienoles (alfa, beta, gamma y delta tocotrienol). Tienen en común un núcleo central llamado cromanol que tiene dos tipos de añadidos o cadenas laterales.

Las plantas almacenan sobre todo tocoferoles, aunque algunas plantas como la palma también poseen tocotrienoles. En cambio, los animales dependemos de las plantas para obtener nuestra dosis diaria de vitamina E y tenemos preferencia
por el alfa-tocoferol, en su forma dextro o “vitamina E natural”, ya que se considera mucho más eficiente que las otras formas (incluso que la levo αtocoferol).

El alfa-tocoferol, junto con el beta-tocoferol, son dos de las moléculas más antioxidantes de los sistemas vivos. La actividad antioxidante permite proteger moléculas grasas, como las que forman las membranas celulares, de la actividad oxidante de los radicales libres. La vitamina E, junto con la vitamina C que es hidrosoluble, y algunas moléculas más como la lecitina, forma un gran equipo antioxidante. El buen uso de la vitamina E en cosméticos y en alimentos dependerá de no pasar el límite de dosis durante un tiempo prolongado.

También se ha visto que la vitamina E favorece el buen funcionamiento del sistema inmune, ya que interviene en pasos que llevan a la activación y proliferación de los linfocitos T.

Algunos ensayos clínicos han indicado que las distintas formas de la vitamina E y algunos de sus metabolitos, pueden estar involucrados en la regulación de 3 ciertos genes que afectan a la baja la producción de señales inflamatorias que intervienen en el control de la captación de algunos radicales libres, en la regulación de la síntesis de colesterol y en la síntesis de factores de la coagulación, por lo que estas formas de la vitamina E podrían tener propiedades neuroprotectoras.